jueves, 11 de septiembre de 2014

Reseña: Ontromus, de Celia Corral Vázquez.

Tras más o menos un mes desde que publiqué que iba a participar en el Ontromus Blog Tour aquí traigo mi reseña de esta novela en vías de publicarse a través de una editorial.

Recuerdo cuando conocí a Celia (Cucaracha) en la Blogger Lit Con 2012 y hablaba ilusionada de cuánto deseaba ser escritora y cómo esos deseos continuaban vivos cuando la vi por segunda vez en la Blogger Lit Con 2013. Ahora me siento muy ilusionada por poder ver su sueño cumplido y poder compartir esta experiencia con ella aunque sea tan sólo aportando mi pequeño granito de arena.

Antes de comenzar la reseña he de decir que con el paso del tiempo me he dado cuenta de que no me gustan las sinopsis, no me gusta explicar "de qué va algo" porque prefiero la sorpresa al descubrirlo por mí misma y al descubrirlo el resto.

En Ontromus pasan cosas. Cosas escritas con el estilo típico de una novela de terror y con un estilo que destaca por lo metafórico y lo misterioso y que se aprecia muy trabajado.

De todos modos, por mucho que se diga que ésta es una novela de terror no opino igual. Sin embargo sí estoy de acuerdo en considerarla un thriller psicológico.

El tira y afloja en la tensa relación entre Estela y Ontromus, nuestro monstruo, es lo que guía la trama de este libro. Así, a lo largo de sus páginas descubrimos qué consecuencias tienen en los demás y en las propias protagonistas las acciones que ambas, juntas o separadas llevan a cabo.

Así, capítulo tras capítulo en una terriblemente ágil lectura llegamos a un final idóneo para todo esto que se nos cuenta y que no es totalmente inesperado, sino que posee esa característica que tanto adoro: Ontromus te permite desvelar el misterio por ti mismo, no pretende ocultártelo, sino acompañarte en tu descubrimiento.

Y si en la primera lectura no pilla un poco por sorpresa no hay problema, podemos disfrutar de una relectura desde la perspectiva de conocer las respuestas a los acertijos que se nos plantean, dándonos cuenta de aquellos detalles en los que antes no habíamos reparado.

Porque es así, Ontromus es esa novela rápida que pese a ello permite una relectura. Es más, considero que requiere esa relectura para poder calar más en nosotros.

Tomé este libro (en realidad mi teléfono en el cual atrapé la novela en formato digital) entre mis manos sin tener ni idea de lo que contendría y aunque no es para nada lo que esperaba, ya que suponía que habría un componente más fantasioso y sobre todo, más terrorífico, no me ha dejado indiferente.

El juego psicológico entre Estela y Ontromus nos lleva a preguntarnos quiénes somos nosotros mismos.

Espero que os animéis a leerla, ya que podéis obtenerla por un precio muy reducido en formato digital o incluso en papel.

Mi más sincera enhorabuena a Celia por haber publicado al fin una novela y por haber encontrado una editorial.

En el Facebook de Ontromus podéis encontrar mucha más información sobre la novela y alguna que otra imagen como la que he puesto más arriba.

Y con esto me despido de vosotros, entes flotantes. Abrazos de fin de verano (al menos mi nube ya va estando repleta de lluvia).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios alimentan este pequeño rinconcito en la inmensa blogosfera.